CURSO: Escolar: Resolución pacífica de conflictos y mediación escolar.

Fundamentación Técnica

En los actuales espacios educativos, es una necesidad cada vez más imperiosa el generar contextos en donde todos los actores mantengan un clima de respeto y colaboración y donde los conflictos sean considerados como una parte normal de la vida, puesto que, somos seres diversos. Es necesario que podamos aprender y enseñar a  abordar los conflictos de un modo formativo; desde este paradigma la Mediación Escolar, se constituye como la gran herramienta, lejos de los procedimientos punitivos, busca generar espacios de diálogo pacífico de resolución de conflictos como un proceso de aprendizaje que amplíen el repertorio conductual de los actores, posibilitando el cambio fomentando de esta manera el respeto por las diferencias, la responsabilidad, la toma de decisiones y la participación de los estudiantes, que con el apoyo de la figura del Mediador Escolar  puede lograr mejorar la convivencia en todos sus ámbitos.

Es muy útil la creación de un proyecto de mediación, como una estrategia del área de convivencia escolar para la resolución pacífica de conflictos en la comunidad educativa y como un mecanismo que busca generar un clima de diálogo entre las partes que se encuentran en conflicto, por medio de un tercero neutral, con el fin de dar solución a éste. Es un proceso de carácter voluntario y confidencial (Rabasa, 2005; Fediap 2000, en Herrera, 2014).

La mirada “clásica” de la convivencia se centra en normar la vida de la comunidad escolar, estableciendo protocolos que permitan abordar los conflictos de manera sistemática y, en lo posible, prevenir su surgimiento, estableciendo sanciones y procedimientos remediales cuando las normas se transgreden. Trascender esta mirada de la convivencia no quiere decir abandonar la construcción de protocolos y normas. Es importante poner límites

claros a comportamientos que violentan a miembros de la comunidad educativa, o que generan espacios discriminatorios y de exclusión. Es necesario, sin embargo, ir más allá del manejo de conflictos para pensar y discutir el tipo de convivencia que se quiere construir, y cómo generar espacios inclusivos que respeten las necesidades de todas las personas que son parte de una comunidad escolar. El fin último es crear una organización educativa que brinde a todas y todos, oportunidades de aprendizaje (Cortes, 2018; Mineduc, 2013; Mineduc, 2015; Sapon- Shevin, 2014).

Pensar la convivencia desde un enfoque de inclusión y no discriminación requiere trascender la idea de que la buena convivencia se trata solo de que los estudiantes acaten normas. Esa es una mirada que pone a los estudiantes en una situación de subordinación, como objetos de intervención educativa. Es necesario, en cambio, considerar la convivencia escolar como un espacio de encuentro, en el cual son parte interviniente todos los estamentos que conforman la comunidad educativa (Cortes, 2018). Para esto, se invita a todas y todos quienes forman parte de la escuela, a reflexionar de manera crítica, respecto de sus acciones, creencias y actitudes hacia quienes son parte de grupos que tradicionalmente han sido discriminados.

Objetivo General

Diseñar un proyecto de mediación escolar que conlleve a una sana convivencia escolar, teniendo en cuenta la resolución pacífica de conflictos.

Metodología 

El curso presenta un enfoque de desarrollo constructivista de manera que el participante sea capaz de desarrollar su aprendizaje sobre la base de la ejecución de actividades procedimentales vinculantes con el quehacer de sus funciones en el marco de los procesos y servicios proporcionados por el colegio.

Los conocimientos conceptuales y teóricos proporcionados por medio de clases expositivas en cada sesión serán vinculados a actividades prácticas que deben

ser desarrolladas durante la ejecución del curso: trabajos grupales, rol playing, debate y disertación, Phillips 66, reflexión activa y conclusiones                                                            

Se realizará una evaluación diagnóstica (Técnica de Aprendizaje SQA). Esta herramienta nos permite medir de manera más precisa lo que los profesionales quieren aprender, en cuanto a convivencia escolar y resolución de conflictos.

En cada sesión formativa se explicará al participante el objetivo a lograr, trabajando los contenidos con el material de apoyo proporcionado. Cada sesión contempla el desarrollo de una o más actividades prácticas, las cuales serán

evaluadas por el relator y la audiencia de manera conjunta, con el objeto de ir midiendo el grado de avance del proceso de aprendizaje.

Además, se realiza una breve discusión de los contenidos tratados, permitiendo establecer con ello el grado de avance en el proceso formativo y su asimilación con el quehacer laboral del participante.

El curso aborda el enfoque de género en el sentido más amplio e inclusivo, utilizando en el desarrollo de este un lenguaje que no haga distinciones de género de ningún tipo, de manera de abordar el desarrollo de las actividades con mayor información, eficiencia, focalización, adecuación, participación, y principalmente, mayor equidad.

El curso será impartido utilizando un 40% de horas teóricas y un 60% de horas prácticas.

Material a entregar

  • Lápiz pasta
  • Libreta
  • Pendrive con bibliografía complementaria.
  • Certificado de participación

Cantidad de horas

20 horas cronológicas

Abrir chat