La importancia del juego en familia.

Jugar en familia

El juego

Para los niños y niñas es muy importante reforzar las relaciones familiares y una de las vías fundamentales es a través del juego en familia. Tengo la suerte de contar con una familia numerosa que siempre está inventando un pretexto para reunirse y que podamos compartir abuelos, hijos, nietos, yernos y nueras.

Por medio del juego es que expresamos sentimientos, emociones, cariño y fortalecemos los lazos de amor y unión entre niño(a)s y adultos que participamos. El juego, además de cumplir una función educativa, une y crea lazos sólidos de amor y confianza.

Es indudable que en la familia se forman los valores y patrones de conductas, se forma la personalidad y será un referente para el resto de la vida. En familia se establecen los primeros vínculos afectivos, por lo que la dinámica familiar en la infancia servirá de guía para establecer las relaciones sociales con los demás y quieran o no, siempre será una pauta que replicaremos luego con nuestras propias familias.

Teniendo en cuenta el importante rol de la familia es que debemos crear un ambiente adecuado, donde se procuren los elementos necesarios que contribuya al bienestar pleno y al óptimo desarrollo de cada uno de sus miembros. Las relaciones armónicas caracterizadas por la confianza, el respeto mutuo, la comunicación y el apoyo potencian la unión de todos. Muchas personas comprenden lo importante y necesario que puede resultar; sin embargo, a muchos les cuesta ponerlo en práctica. A educar a nuestros hijos no nos enseñan en la escuela, menos a ser mamá o papá. Entonces nos apoyamos en el referente familiar.

Lamentablemente, los cambios acelerados en nuestra sociedad: la modernidad, la rutina intensa de trabajo y estudio que tienen  los miembros de una estructura familiar hace que prioricemos otra cosas, no menos importantes; pero que obligan a padres y madres a trabajar durante muchas horas para satisfacer necesidades básicas del hogar y los hijos y como consecuencia, se pasa mucho menos tiempo con los niños y niñas.

Es en la búsqueda de estrategias que permitan favorecer y mejorar las relaciones familiares, que los especialistas recomiendan realizar una actividad aparentemente sencilla pero útil y beneficiosa: el juego.

El juego permite la interacción familiar, es una herramienta importante que reúne a la familia y refuerza los vínculos afectivos. Compartir y jugar con los hijos, por lo menos en un momento del día, es útil para favorecer la comunicación y la cohesión familiar. No es la cantidad de tiempo que se les brinde, sino la calidad de estos momentos.

El juego estimula la creatividad, la socialización y es un medio importante de comunicación para los niños y niñas. Si observamos el juego de nuestros hijo(a)s podremos conocer sus habilidades, sus gustos, preferencias, capacidades y sentimientos. El juego es la manera por la cual el niño se comunica y canaliza sus emociones; estas características que han sido delegadas profundamente al juego infantil son aplicables también a personas adultas. Quién puede negar que cuando jugamos nos sentimos relajados, nos divertimos y hasta nos olvidamos de nuestras preocupaciones, más aún jugando en familia desarrollamos aspectos de vital importancia, nos acercamos y comunicamos más, mostramos nuestras emociones y afectos, todo en un ambiente de diversión y espontaneidad y es que para jugar sólo se necesita un momento de nuestro tiempo y las ganas de hacerlo.

Si es que existe en la familia falta de comunicación, de interacción, apoyo y unión, el juego puede ser el pretexto perfecto que necesitamos para establecer y fortalecer relaciones familiares armoniosas.

Beneficios de jugar en familia:

  • El juego nos relaja, nos hace sentir libres, auténticos y espontáneos
  • Favorece el encuentro, la unión familiar, la comunicación, la confianza y el afecto entre los miembros de la familia.
  • Ayuda construir una relación familiar sólida y duradera.
  • Desarrollamos la autoestima de nuestros hijos, ya que sentirán que como padres dedicamos tiempo para divertirnos juntos.

¿Qué actividades o juegos se pueden realizar en familia?

Cualquier tipo de juego que guste al niño(a), lo importante es que ambos disfruten de compartir ese momento. Los niños se sentirán muy felices al jugar con sus padres y serán momentos que jamás olvidará.

Los juegos pueden utilizarse en las actividades cotidianas o en momentos dedicados exclusivamente para jugar. Por ejemplo:

  • Aprovechando la hora de baño del niño(a), podemos jugar con él, soplando burbujas y cantando juntos melodías.
  • Los padres deben empezar a jugar con sus hijos desde los primeros meses, con juegos orientados a desarrollar sus sentidos además de brindarle cuidados y mucho afecto.
  • Podemos jugar a las escondidas y abrazarlo cuando nos encuentre.
  • También podemos pintar juntos en un papelógrafo con témperas utilizando toda la mano.
  • Cuando los niños jueguen con carritos, muñecas o a la cocinita, aprovechemos para participar del juego y ser como un niño más.
  • Jugar con disfraces, máscaras o a través de muñecos o títeres, para estimular la imaginación y la expresión de sentimientos entre los participantes.Se puede organizar un día para jugar mediante un deporte que guste a la mayoría de miembros de la familia.
  • Los juegos de cooperación promueven la unión y el apoyo entre los integrantes, por ejemplo: armar entre todos un rompecabezas gigante que puede ser elaborado mediante recortes de revistas, resolver crucigramas o armar frases a partir de palabras en desorden.
  • Los juegos de mesa son una excelente oportunidad para compartir en familia. Además de permitirle también aprender a competir. El ganar o perder ayudarán al niño en su desarrollo social.

Dedique un tiempo para jugar en familia, no sólo pasará un momento grato con sus hijos, encontrará momentos felices para compartir y esto dejará huellas importantes en cada uno de los integrantes.

Abrir chat